Nuevo Portal Web
todo sobre 
Espritualidad

Educaci贸n Sexual. Lineam... Curriculares. Introducci贸n 1

Documentos - Documentos de Argentina

LINEAMIENTOS CURRICULARES PARA

LA EDUCACI脫N SEXUAL INTEGRAL

Documento aprobado para la discusi贸n- Resoluci贸n CFE N潞43/08. Buenos Aires, 17 de abril de 2008

 

 

1. Introducci贸n

 

La Ley N掳 26.150 establece como cometido que todos los educandos tienen derecho a recibir Educaci贸n Sexual Integral (ESI) en todos los establecimientos educativos p煤blicos de gesti贸n estatal y privada. El presente documento propone los lineamientos curriculares nacionales sobre los cuales las diferentes jurisdicciones, en el marco de sus atribuciones espec铆ficas, fundamentar谩n sus acciones tendientes a dar cumplimiento a los art铆culos 5掳, 6掳 y 8掳 de dicha Ley y a los preceptos establecidos por la Ley de Educaci贸n Nacional N掳 26.206 en sus art铆culos 8掳, 11掳 inc. f), e inc. p) y 86掳.Para la elaboraci贸n de estos lineamientos se han tomado en cuenta los aportes realizados por la Comisi贸n Asesora, creada por el art铆culo 7掳 de la Ley N掳 26.150, con el objetivo de asesorar al Ministerio en la definici贸n de los lineamientos curriculares b谩sicos del "Programa Nacional de Educaci贸n Sexual Integral" que deber谩 implementarse en todas las escuelas del pa铆s.

Esta Ley es resultado y, a su vez, complemento necesario de un marco legislativo internacional y nacional que Argentina posee y promueve en el campo de los derechos humanos. Dicho avance legislativo, sumado y articulado con otro conjunto de normas, posiciona al pa铆s en un escenario de oportunidades especiales para hacer efectivos los derechos de todos y cada uno de los ni帽os, ni帽as y adolescentes en lo que refiere a la Educaci贸n Sexual Integral. El cumplimiento de los prop贸sitos de la Ley N掳 26.150 implica para el sistema educativo el abordaje de la educaci贸n de la sexualidad de una manera formal, expl铆cita e integral.

Ello requerir谩 la implementaci贸n de estrategias superadoras que, incluyendo experiencias y proyectos educativos preexistentes, permitan integrar la sexualidad en la formaci贸n arm贸nica, equilibrada, integral y permanente de las personas, tal como lo establece el art铆culo 3掳 inciso a) de la citada ley.

La inclusi贸n de la educaci贸n sexual dentro de la formaci贸n sistem谩tica reafirma la responsabilidad del Estado en lo que hace a la protecci贸n de los derechos de los ni帽os, ni帽as y adolescentes. Estas acciones deber谩n ser respetuosas de las consideraciones emanadas del plexo normativo nacional e internacional que fundamenta al presente documento, entre ellas las que se帽alan el derecho fundamental de las familias en relaci贸n a sus hijos menores de edad, facultad que rige en tanto 茅stos efectivicen las obligaciones que conlleva este derecho.1 La consideraci贸n de que todo derecho de los adultos en relaci贸n a los menores conlleva una obligaci贸n legal y que es obligaci贸n del Estado la implementaci贸n de acciones que propendan a garantizar los derechos humanos, entre los que se encuentra el derecho a la educaci贸n de todos los ni帽os, ni帽as y adolescentes, debe ser el eje que oriente la progresiva superaci贸n de las tensiones que pueden suscitarse a la hora de definir el modo en que 茅stos se hagan  efectivos. Estas tensiones podr谩n superarse en la medida en que exista un reconocimiento generalizado del pluralismo social y cultural presente en la sociedad, inherente al r茅gimen democr谩tico que impera en la Argentina, que el Estado debe respetar y hacer respetar y de las acciones que el propio Estado, en tanto promotor y garante de derechos, debe realizar obligadamente en pos de la realizaci贸n del bien com煤n.

Reconociendo los derechos y obligaciones que asisten a los padres madres y/o tutores como primeros educadores de sus hijos y/o representados y el rol de las familias como instituci贸n indisolublemente ligada a la socializaci贸n y educaci贸n de las personas, desde el Estado deben propiciarse, a la vez, las condiciones para que la escuela se constituya en el espacio institucional con el deber y la capacidad para generar condiciones que igualen el acceso a la informaci贸n y a la formaci贸n de todos los alumnos y alumnas en lo que hace a la construcci贸n de su identidad, autonom铆a, inviolabilidad y dignidad.

A partir de estas premisas y de los cometidos de la Ley N潞 26.150, todos los educandos/as deber谩n entonces recibir educaci贸n sexual integral, seg煤n las condiciones contempladas en su art铆culo 5掳 y respetando las previsiones del art铆culo 128掳 de la Ley N掳 26.206, que establece derechos y obligaciones de madres, padres y tutores..

Para el logro de los prop贸sitos enunciados precedentemente se deber谩 propiciar la transmisi贸n de conocimientos pertinentes y validados cient铆ficamente, la promoci贸n de actitudes responsables, protectoras y solidarias en el terreno de la sexualidad, la prevenci贸n de problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular, asegurando la igualdad de trato y oportunidades para mujeres y varones.

 

 

2. Normativa vigente

 

El siguiente apartado aporta el marco legal que respalda el conjunto de acciones que deber谩n iniciar, continuar o profundizar, en el 谩mbito de la educaci贸n sexual integral de la poblaci贸n escolar, las autoridades responsables de su implementaci贸n tanto desde el nivel nacional como desde el nivel jurisdiccional.Este plexo normativo debe ser dado a conocer a toda la comunidad educativa ya que constituye el encuadre de referencia de la Ley N掳 26.150 que crea el Programa Nacional de Educaci贸n Sexual Integral.

En esta norma se establece que todos los alumnos y alumnas tienen derecho a recibir educaci贸n sexual integral en  los establecimientos educativos p煤blicos de gesti贸n estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires y municipal. Los objetivos de la Ley N掳 26.150 son:

a. Incorporar la educaci贸n sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formaci贸n arm贸nica equilibrada y permanente de las personas.

b. Asegurar la transmisi贸n de conocimientos pertinentes, precisos y confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educaci贸n sexual integral.

c. Promover actitudes responsables ante la sexualidad.

d. Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular.e. Procurar igualdad de trato y oportunidades para mujeres y varones.

En vista de estos prop贸sitos y de las l铆neas de trabajo a desarrollar previstas por elart铆culo 2掳 de la Ley 26.150, la cartera educativa nacional aprob贸 la Resoluci贸n Ministerial N掳 1341/07, que establece el plan de acci贸n del Programa Nacional de Educaci贸n Sexual Integral. La concertaci贸n entre el Consejo Federal y el Ministerio de Educaci贸n de la Naci贸n de los lineamientos curriculares b谩sicos para la educaci贸n sexual integral, constituye uno de los ejes de este plan.   

2.1 Marco normativo nacional e internacional

La Ley N掳 26.150 retoma principios y derechos incorporados a la Constituci贸n Nacional, y dispone l铆neas de acci贸n tendientes a garantizar la educaci贸n sexual integral para todos los alumnos y alumnas de los establecimientos educativos del pa铆s. Asimismo, responde a la obligaci贸n del Estado de adecuar pol铆ticas y programas en torno a esta tem谩tica a las normas internacionales adoptadas por el pa铆s.

La Constituci贸n Nacional ha incorporado con la m谩xima jerarqu铆a tratados de derechos humanos que establecen los principios que la Ley N掳 26.150 ha recogido. Entre las normas relacionadas se encuentran: la Declaraci贸n Universal de Derechos Humanos, la Declaraci贸n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Convenci贸n sobre los Derechos del Ni帽o (CDN), la Convenci贸n sobre Eliminaci贸n de todas las Formas de Discriminaci贸n contra la Mujer (CEDAW), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Pol铆ticos, la Convenci贸n Americana sobre Derechos Humanos.

Estas normas se encuentran en la c煤spide del sistema normativo argentino y, desde su posicionamiento, inspiran la interpretaci贸n y alcance de todo el ordenamiento jur铆dico. Tambi茅n forman parte de la normativa internacional otras convenciones internacionales que fueron suscriptas por la legislaci贸n argentina, como la Convenci贸n Interamericana para prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Ley N潞 24.632) y el Protocolo relativo a la Venta de Ni帽os, la Prostituci贸n Infantil y la Utilizaci贸n de los Ni帽os en la Pornograf铆a (Ley N潞 25.763), que ampl铆an el marco de interpretaci贸n de la Ley N掳 26.150 basado en el respeto, promoci贸n y defensa de los derechos humanos.

En consecuencia, la Ley N掳 26.150 recoge los principios constitucionales de igualdad y no discriminaci贸n y en su esp铆ritu propone una cultura democr谩tica que promueve la participaci贸n y el acceso a procesos de informaci贸n, comunicaci贸n y educaci贸n con alcance universal. Entre los antecedentes normativos nacionales, debe mencionarse la Ley N掳 25.673 mediante la cual se crea el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreaci贸n Responsable, que establece la responsabilidad del Estado en pos de garantizar a la poblaci贸n el acceso a la informaci贸n y la formaci贸n en conocimientos b谩sicos vinculados a la salud sexual y a la procreaci贸n responsable, de acuerdo a sus convicciones.. 

En igual sentido, la Ley de Educaci贸n Nacional N掳 26.2076 plantea como objetivo de la educaci贸n y como obligaci贸n de los docentes garantizar el respeto y la protecci贸n de los derechos de ni帽as, ni帽os y adolescentes, de conformidad con lo establecido en la Ley Nacional de Protecci贸n Integral de los Derechos de las Ni帽as, los Ni帽os y Adolescentes N掳 26.061, otorgando a la comunidad educativa un rol activo para la promoci贸n y protecci贸n de derechos.

La Ley de Educaci贸n Nacional promueve, a la vez, la transmisi贸n de estos conocimientos como expresi贸n del respeto a los derechos de los alumnos y alumnas sin m谩s distinci贸n que las derivadas de su edad, nivel educativo y modalidad, respet谩ndolos en su libertad de conciencia, en el marco de la convivencia democr谩tica

Desde esta perspectiva, el sentido de la educaci贸n, orientada al pleno desarrollo de las personas (Art. 26 inc. 2 de la Declaraci贸n Universal de Derechos Humanos, incorporada a la Constituci贸n Nacional cf. Art. 75 inc. 22.) y a 鈥asumir una vida responsable en una sociedad libre con esp铆ritu de comprensi贸n, paz, tolerancia, igualdad entre los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos 茅tnicos, nacionales y religiosos y personas de origen ind铆gena" (Art. 29 de la Convenci贸n sobre los Derechos del Ni帽o, incorporada a la Constituci贸n Nacional art. 75 inc. 22), tal como se promueve desde la normativa internacional incorporada a nuestra Constituci贸n, necesariamente lleva a incluir el desarrollo de contenidos program谩ticos que abarquen la educaci贸n sexual en su integralidad, basada en informaci贸n y conocimientos validados cient铆ficamente y en la promoci贸n de valores que fortalezcan una sexualidad responsable (Ley 26.206 art. 11 inc. p).

 

De este modo, el cumplimiento de la Ley N掳 26.150 busca fortalecer las capacidades de los propios ni帽os, ni帽as y adolescentes para asumir una vida plena, que contribuir谩 a la prevenci贸n de enfermedades de transmisi贸n sexual y VIH-Sida, tal como recomienda el Comit茅 de los Derechos del Ni帽o en lo que hace a la inclusi贸n de contenidos de educaci贸n sexual, de prevenci贸n de VIH Sida y de salud reproductiva en los programas escolares. En el mismo sentido, la educaci贸n sexual constituye una oportunidad para que la escuela, en articulaci贸n con otros actores, comience a buscar y ofrecer respuestas eficaces a situaciones de vulneraci贸n de derechos, como la violencia, abuso, maltrato contra los-as ni帽os-as y adolescentes de todas las medidas de  protecci贸n y reparaci贸n necesarias para atender a estos problemas (Convenci贸n sobre los Derechos del Ni帽o (incorporada a la Constituci贸n Nacional) arts. 14, 29, 19, 39 y ccs.; Ley 26.061 arts. 4, 5, 15, 24, 30 y 31; y Ley 26.206 arts. 67 y ccs.) Asimismo, el abordaje de esta tem谩tica en la escuela tambi茅n contribuye a la tarea de eliminar todo concepto, prejuicio, estereotipo o pr谩ctica basada en la idea de superioridad o inferioridad entre las personas, independientemente de su identidad sexual, de conformidad con lo establecido por la Convenci贸n sobre la Eliminaci贸n de Todas las Formas de Discriminaci贸n contra la Mujer y la Convenci贸n Internacional para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer.

En igual sentido que la Convenci贸n de los Derechos del Ni帽o y la Ley N掳 26.061, la Ley N掳 26.150 reconoce a los ni帽os, ni帽as y adolescentes como sujetos portadores de derechos, tomando en consideraci贸n las distintas etapas evolutivas.

Los ni帽os, ni帽as y adolescentes tienen capacidad para gozar de derechos, libertades fundamentales y ejercerlos en forma progresiva, en consonancia con la evoluci贸n de sus facultades (Arts. 1, 2, 3, 5 y ccs. de la CDN. Tambi茅n Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Pol铆ticos (incorporado a la Constituci贸n Nacional, art. 75 inc. 22) art. 13.).

El ordenamiento jur铆dico debe ser interpretado armoniosamente en su conjunto, siendo que los tratados de derechos humanos incorporados al plexo normativo constitucional inspiran siempre una interpretaci贸n favorable al reconocimiento progresivo de sus derechos (principio pro homine) (art. 33 y 75 inc. 22 de la Constituci贸n Nacional, art. 41 de la Convenci贸n sobre los Derechos del Ni帽o)

La implementaci贸n de pol铆ticas que atiendan a la educaci贸n sexual, se inscribe, finalmente, en las medidas que deben atender a la promoci贸n de la igualdad y calidad educativas. Este es el eje central que orienta todas las decisiones que se toman desde el Estado. En este punto, la Ley N掳 26.206 en su art铆culo 79掳 establece la responsabilidad del Ministerio de Educaci贸n, en acuerdo con el Consejo Federal de Educaci贸n, en lo que hace al desarrollo de tales pol铆ticas, 鈥...destinadas a enfrentar situaciones de injusticia, marginaci贸n, estigmatizaci贸n y otras formas de discriminaci贸n, derivadas de factores socioecon贸micos, culturales, 茅tnicos, de g茅nero o de cualquier otra 铆ndole, que afecten el ejercicio pleno del derecho a la educaci贸n鈥   (Ley 26.206 art. 79).